No estamos aquí para que nos toquen los huevos